En Quito, deléitese con misteriosos helados

Publicado el 

En Quito, deléitese con misteriosos helados

En Quito, estos extraños postres despertarán su curiosidad. Según cuenta la leyenda, algunos helados locales no se derretirían nunca, mientras que otros echan humo. Ha llegado la hora de que lo vea con sus propios ojos.

En Quito, deléitese con misteriosos helados

Helados mágicos en todas las esquinas

La ciudad de Quito se erigió abrazando el relieve atormentado y arduo de la cordillera de Los Andes, una cubeta rodeada de volcanes. ¡Este glorioso enclave natural le impresionará nada más pisar la ciudad!

Láncese inmediatamente al descubrimiento del centro histórico, considerado Patrimonio Mundial de la UNESCO. Recorra las calles y observe las casas de arquitectura colonial. Observe los colores suaves de las fachadas, como gominolas azucaradas que tapizan la ciudad.

Y hablando de chucherías: los vendedores ambulantes de helados nunca quedan lejos. Se los cruzará regularmente, armados con una deliciosa montaña de cucuruchos. Son casi parte del folclore local. Mientras se lo sirven, observe que no disponen de nevera refrigerada. ¡Sorprendente! Su secreto: incorporar los huevos firmemente montados a punto de nieve a sus helados de fresa o vainilla, los dos únicos sabores que ofrecen los vendedores callejeros.

¡Saboree su helado entre las tiendas especializadas según las cuales se conocen las calles de «Calzadores», «Herramientas de bricolaje» o incluso «Camisetas de fútbol»! No en vano, en Quito, prácticamente cada calle tiene su actividad y sus tipos de comercios.

Alentado por el sabor untuoso de su helado «que no se derrite», avance en su periplo hasta la iglesia de la Compañía, que recuerda el pasado religioso de la capital. En el interior de esta iglesia del siglo XVII, admire la riqueza de la ornamentación barroca, que la ha convertido en una de las siete maravillas de Ecuador.

La Compañía
García Moreno N10-43
Quito 170401
Ecuador

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

En Quito, deléitese con misteriosos helados

Tradición y degustación

Al final del día, diríjase a la Plaza de la Independencia, también conocida como plaza principal, que alberga el Palacio de Gobierno y la Catedral. Es el corazón histórico de la ciudad. Se topará con un gran número de lugareños que se encuentran allí para participar en intensos debates, mientras que otros aprovechan las numerosas zonas verdes para relajarse.

Si en el curso de su aventura le entran ganas de tomarse otro helado «mágico», está en el lugar correcto. La Plaza Grande acoge el café epónimo, famoso entre los habitantes. En este marco de gran simbolismo, dado que el local está situado en el lugar en que se construyó la primera casa de la ciudad, en el siglo XVI, prepárese para disfrutar de un momento único y pida «Los corridos», un helado a la sartén, una experiencia gustativa sorprendente y muy diferente del helado callejero. Porque este sí se derrite… y le hará derretirse de placer, conquistándole por los ojos y el gusto.

Mientras que espera a que se lo sirvan, baja la intensidad de la luz y los carillones se ponen a tocar. Un hombre vestido de morado de la cabeza a los pies se dirige hacia usted. Es el Cucurucho, personaje tradicional de Quito. En sus manos, una nube de vapor: su postre compuesto de bolas de helado humeante de guanábana y naranjilla, dos frutas locales, dulce y cítrica, respectivamente. El deleite también está asegurado. Así, habrá vivido en Quito dos experiencias culinarias muy diferentes: una en la calle y otra en un restaurante. Sin duda, en la capital ecuatoriana, los golosos tienen donde elegir.

Café Plaza Grande
García Moreno N5 16
Quito 170150
Ecuador

+593 2-251-0777

https://www.plazagrandequito.com/cafe-plaza-grande